Skip to main content
ARTESANÍA CANARIA: BORDADO DE LA PALMA

Las labores de aguja en  las islas fueron cobrando cada vez más importancia a partir del siglo XIX. En concreto, la artesanía canaria: el bordado de la Palma ha llegado a nuestros días como uno de los elementos más importantes de la artesanía de esta isla. Incluso se llega a conocer a La Palma como la Isla del Bordado. Debido a que este arte prolifera en la isla y se expande por todo su territorio. La influencia de diferentes culturas y el valor que se le ha otorgado con el paso del tiempo han logrado que hoy en día exista una gran variedad de bordados identificativos de la isla bonita.

En La Palma, podemos encontrar trabajos de aguja inspirados sobre todo en paisajes, escenas y flores. Entre los diferentes bordados que existen, destacan tres: el Richelieu, el realce y el punto perdido. Patrones unos que destacan por su complejidad.

ARTESANÍA CANARIA: BORDADO DE LA PALMA

Bordado richelieu

 

Este tipo de trabajo destaca en la isla de la Palma, es conocido popularmente como «rechi» en la isla bonita. Se realiza normalmente sobre tela blanca o beig y su peculiaridad es que la tela es recortada una vez realizado el bordado. Su característica principal son las presillas, que se unen entre sí a través del aire. Es decir, el bordado consiste en crear uniones de tela delicadas que, una vez recortadas, crean el característico patrón.

ARTESANÍA CANARIA: BORDADO DE LA PALMA. Bordado Richelieur.

El realce 

 

Es un trabajo de aguja que consiste en rellenar los motivos para crear cierto relieve. Esta técnica se solía emplear en la creación de flores, hojas o incluso iniciales. Se utilizaban puntos derechos u oblicuos, perpendiculares a los puntos de relleno.

ARTESANÍA CANARIA: BORDADO DE LA PALMA. Bordado Richelieur.

El punto perdido

 

El punto perdido o filtiré es una técnica similar al calado propio de Tenerife. Se realiza a base de puntadas superpuestas que producen matices diferentes en los motivos, gracias a la intensidad de los colores utilizados. Este tipo de trabajo suele utilizarse para crear diseños florales.

Bordado de la Palma. Bordado punto perdido

La importancia de un legado

El bordado en La Palma se ha convertido en el sector artesanal más importante de la isla. Es el que más demanda genera y el más reconocido entre los ciudadanos. Es una labor que fue pasando como herencia familiar. Y hasta hace no mucho tiempo era muy común ver en las zonas rurales a mujeres realizando esta tarea. En definitiva, es una seña de identidad de La Palma.

Ir al contenido