Paisajes y Geografía

 

Tenerife es una isla de origen volcánico, cuyo nacimiento puede situarse en el terciario. Tiene una curiosa forma triangular y una superficie de 2.057 kilómetros cuadrados de compleja y escarpada orografía. Baste decir, para imaginar las alturas y desniveles que se producen en su geografía, que en el mismo centro de un área tan reducida, se alza el gigantesco Pico del Teide, con 3.718 metros de altura, el punto mas elevado de todo el territorio del Estado Español.

Parte de la isla, en su zona nor.-oriental, esta atravesada por una cordillera, la de Anaga, que la divide, desde su vértice mas alargado y estrecho, en dos retrepadas vertiente. Lo más característico de la geografía insular es el contraste Norte-Sur, con un predominio del verde en el Norte, mas húmedo, y de los ocres en el Sur, mas seco y soleado.

La estructura geográfica y el cambiante paisaje de Tenerife nos recuerdan, con frecuencia su origen volcánico, no solo en el Parque Nacional del Teide, sino en las paredes casi verticales de algunos acantilados y en las manchas de material negro y rojizo que asoman entre la vegetación de las cumbres, como testigos pétreos de viejas erupciones. De hecho, las Cañadas no son mas que el mayor de los dos cráteres de un volcán de doble cono, el Teide, una mole majestuosa venerada, desde antiguo, como divinidad, por los pobladores prehispánicos de la isla.

Clima

 

Tenerife es conocida, internacionalmente , como la isla de la eterna primavera. Su situación geográfica, en una franja imaginaria que rodea el planeta, y en la que están ubicados algunos de los puntos turísticos mas privilegiados del mundo, hace que esta especie de eslogan no se aleje de la realidad constatable. A esta bondad climática contribuyen los vientos dominantes – alisios -, la propia orografía y la corriente marina fría de Canarias, benéfica responsable de que las aguas de las costas y playas tinerfeñas gocen siempre de unas magnificas temperaturas, a veces por encima de las medioambientales.

En general, el clima de la isla es muy suave, templado y moderado en cualquier época del año. No hay temporadas de frío intenso ni de calor asfixiante. Las temperaturas medias oscilan entre los 17 y 18 grados del invierno hasta los 28 o 30 del verano.