Fiestas y Folklore

Folklore

 

El folclore canario tiene clarísimas influencias peninsulares (españolas y portuguesas), pero ha bebido también en las fuentes de América del Sur, con la que tantos lazos unen al Archipiélago, y hunde sus raíces últimas en los ritmos autóctonos. Donde más claramente se adivina este recuerdo colectivo prehispánico es en ciertos aires de las islas como el Hierro y La Gomera.

De todo ello, surge una música popular con clarísima personalidad, aunque la isa se derive de la jota, o una de las coplas más sentidas por los isleños se llame, precisamente, malagueña, nombre que revela meridianamente su origen. La folía, cadenciosa y sensible, y el tajaraste, alegre y sincopado son los cuatro aires más característicos de este folclore, al que habría que añadir otros no tan conocidos para comprender su riqueza: el tango de la Florida, los aires de Lima, el sirinoque, etcétera.

El instrumento canario por excelencia es el timple, una especie de pequeña guitarra -de cuatro o cinco cuerdas, según las islas- de una extraordinaria sonoridad y cuyas posibilidades como pieza solista han sido exploradas por concertistas como Totoyo Millares, José Manuel Aldana o Benito Cabrera.

El estudio y la renovación del folclore canario en los últimos años ha tenido como protagonistas a grupos que han logrado grandes éxitos en su investigación y en sus interpretaciones. Citaremos a Los Sabandeños -el más importante- y Añoranza, en Tenerife, Los Gofiones, en Gran Canaria, y Taburiente, en La Palma.

 

Fiestas Tradicionales

 

Las fiestas populares tinerfeñas tienen un aire campesino clásico. Son las romerías, festejos paganos-religiosos en honor del patrón de la localidad, consistentes en un multitudinario desfile, con carrozas, aperos y animales, en los que el folklore es el principal protagonista y donde pueden admirarse el colorido y el donaire de los distintos trajes típicos de la isla.

 

 

Fiestas de pura tradición religiosa, sin embargo, son la confección de las alfombras de flores para celebrar la festividad del Corpus Christi . Verdaderos prodigios de color cuya existencia dura apenas unas horas, las mas famosas son las de La Orotava, que se realizan en la octava de la festividad. En la plaza del Ayuntamiento de esta villa, se puede admirar un enorme tapiz, cuya materia prima son las tierras volcánicas de las Cañadas del Teide, en sus diversas e insólitas tonalidades.

 

 

Pero, sin duda, la fiesta mas cosmopolita, divertida y esperada de todas las que en Tenerife se celebran, son los Carnavales – declaradas de Interés Turístico Internacional -, un derroche de humor, alegría, convivencia e imaginación cuyo espíritu es difícil de describir con palabras. Aunque el Carnaval se celebra en toda la isla, su núcleo principal es Santa Cruz de Tenerife, una ciudad que, durante el tiempo que dura la fiesta, se transforma en un río humano de bailarines, mascaras y originales disfraces, una ciudad insomne contagiada por su propio ritmo musical y vital.