Cuenta una leyenda que cuando Dios creó las estrellas unos fragmentos de estas se cayeron en el Océano Atlántico formando de este modo el Archipiélago Canario.

Por variedad y por clima este Archipiélago tiene algo especial, que no es fácil repetir en otro lugar del mundo. Las diferencias de paisajes y temperaturas entre las islas son tan asombrosas que se podrá decir que son un resumen de todo el planeta.

El negro paisaje de Lanzarote, con sus trescientos volcanes, se contrapone al verdor de La Palma, los bosques de laurisilva del Parque Nacional del Garajonay en La Gomera, conviven con las grandes dunas de Fuerteventura y de Gran Canaria, los barrancos de El Hierro se encaran a la dulzura del valle de La Orotava en Tenerife.

En las últimas décadas Las Canarias se han transformado en uno de los más importantes destinos turísticos de todo el mundo. Los amantes de la naturaleza y de los deportes al aire libre encuentran aquí su Paraíso terrenal; su pasado colonial, las fiestas y el folclore, la gastronomía y las nuevas ofertas en turismo rural satisfacen a los que buscan algo más para sus vacaciones.