Entradas

El Salto del Pastor canario

El salto del pastor canario es una práctica tradicional de las Islas Canarias. Y consiste en usar el bastón (llamado astia, lanza, garrote, lata o asta) que el cabrero o pastor canario ha utilizado para ayudarse a caminar desde tiempo inmemorial. Manteniéndose en la actualidad la técnica y entorno natural donde se ha desarrollado.

Salto del pastor - Foto de Raul Saez

Salto del pastor - Foto de Raul Saez

Ya se refieren a esto los historiadores, describiendo la facilidad de nuestros antepasados para desplazarse por la agreste orografía de las islas. Hasta el momento no se ha estudiado si esta práctica la trajeron los primeros pobladores del archipiélago o se desarrolló aquí. De todas formas, en todas las culturas pastoriles se han utilizado bastones para ayudarse a caminar, pero nuestro salto o brinco evolucionó, a una técnica de uso característica y compleja, a causa de la necesidad.

Desde 1994 se crean el primeros clubes de salto (llamados Jurrias o Colectivos), con el objeto de acceder a una mutualidad deportiva, promocionar y enseñar el salto. Luego, en 1997, se dan los primeros pasos para la formación de la Federación Canaria.

Los clubes de salto empiezan a organizar actividades complementarias a ésta práctica. Por ejemplo cursos, acampadas, encuentros, charlas y congresos, etc., funcionando en la practica como asociaciones culturales.

Fuente: www.microlapalma.com

Algo de nuestra historia…

A mediados del siglo XX, a partir de la inauguración del aeropuerto de Los Rodeos, nace en Tenerife “el movimiento turístico” con una fuerza extraordinaria. Empresas extranjeras y nacionales comienzan a realizar grandes inversiones construyendo un emporio turístico en el norte de la isla, concretamente en el Puerto de la Cruz, que avanzaría posteriormente al resto de la Isla.

Este fenómeno, el “boom” de los sesenta, hizo labrar una “conciencia turística” en muchos empresarios que con visión de futuro, iniciarán pequeñas empresas familiares que en transcurso de los años se convertián en importantes industrias y grandes empresas. Y esa fue la visión de Carlos Schönfeldt y Machado, hijo de Dña. Eladia, que convierte el caserón situado en la calle San Francisco nº 3 de la histórica Villa de La Orotava, en una tienda dedicada a satisfacer los gustos del turista con souvenirs y productos artesanos.

Trasladan la exposición de calados desde el zaguán, de la hoy denominada Casa del Turista, a un amplio salón ubicado a la derecha de la entrada de la Casa de los Balcones y habilitan el precioso patio interior para las visitas.

En la década de los cincuenta, paso a paso, los cimientos de la empresa familiar se afirman. Las primeras encargadas de aquel nutrido grupo de caladoras, más de cien, con las que tenían que lidiar día a día, fueron Leonor y Magdalena. Bajo la dirección de Carlos Schönfeldt se establecen importantes contactos con el sector turístico, Agencias de Viajes de la isla y otras empresas en floreciente crecimiento que hacen en el Puerto de la Cruz, el primer y más importante centro turístico de Canarias.

Paralelamente se culminan las instalaciones del Teleférico del Teide, en el Parque Nacional de Las Cañadas, y en 1972 inauguran una tienda en las dependencias del teleférico. Esto hace que Carlos Schönfeldt, vea con absoluta claridad la necesidad de complementar y mejorar su oferta con otros productos que el turismo reclama.

En el año 1973, Juan Cristóbal González, que con tan solo 14 años ya había comenzado a trabajar en la casa, tomará el cargo de encargado general, convirtiéndose en “hombre de confianza”, puesto que desempeña hasta la fecha. La Casa de los Balcones ha recibido miles de visitantes que han dejado plasmados sus comentarios y opiniones en los cientos de libros de visita, recogidos en librerias dispuestas para el público en general.

Se habilitan todas las habitaciones de la planta baja y se acondiciona el patio incorporándole una zona dedicada a bodega de vinos en un auténtico Lagar. En 1990, el primer piso se abre al público como Museo, acondicionando las habitaciones al estilo de vida canario de finales del siglo XIX. Salón biblioteca, comedor, dormitorio, cocina y baños. Se accede por una estrecha escalera de caracol de madera maciza, directamente desde el patio. Todas las habitaciones dan a un pasillo en “ele” cuya balconada, tallada en tea, es el ejemplo más significativo e importante de la arquitectura del edificio.

Con la llegada del nuevo milenio se consolida la firma continuando la tradición de empresa familiar, se refuerza con la incorporación de María y Fernando Schönfeldt, hijos de Don Carlos, y se completa la oferta con una docena de tiendas y centros artesanales repartidos por toda la isla de Tenerife.

El Calado en Tenerife

La “isla picuda”, Tenerife, es la más significativa en cuanto al calado, posiblemente por la variedad del mismo y por la diversidad de estilos que podemos encontrar.

Las variantes básicas que existen en Tenerife son calado fino, galleta, hebra y madrigal en zonas de mayor producción como Buenavista, Icod de los Vinos, La Guancha, La Orotava, La Victoria de Acentejo, Los Realejos, San Juan de la Rambla y Santa Úrsula en zona norte.

En la zona sur se suman Chimiche, El Escobonal, Fasnia y Granadilla. En esta zona tienen la especialidad de calado llamado “arañón“, que es una variante de la galleta.

La roseta de Vilaflor ó flor de Tenerife, se elabora principalmente en la zona de Vilaflor, y consiste en formar dibujos con hilos que se van cruzando entre alfileres puestos en un cojín pequeño que hace de soporte realizado en un trapo o tela. Una vez terminado se une a otras piezas mayores como complemento o también para pequeños trabajos individuales.

Un referente en la elaboración de la roseta es Doña Clara Cano, recientemente galardonada con el Premio Tenerife Rural, reconocimiento a toda una vida dedicada a la artesanía de Tenerife:

El Calado

La Casa de Los Balcones es el templo del calado canario, realizado fiel a la tradición, mimando las seculares técnicas con la voluntad de transmitirlas a las futuras generaciones en los talleres desarrollados en ella.

El calado y la roseta son las dos técnicas artesanales más empleadas en las Islas Canarias. El primero es un bordado, consistente en ir deshilando una tela tensamente sujeta a un bastidor de madera mientras que la roseta consiste en formar dibujos con hilos, que se van cruzando entre alfileres puestos en un pequeño soporte circular de trapo.

Bienvenida

Este blog ha sido creado para que nuestros amigos, clientes y turistas que cada día visitan La Casa de los Balcones y La Casa del Turista en la Villa de La Orotava, puedan estar informados en todo momento de nuestra actividad y sirva de herramienta para intercambiar experiencias de todo lo que ocurre en estas casonas, signos de artesanía, arquitectura, historia, tradiciones, folclore, usos y costumbres canarias.

Bienvenidos al Blog de la Casa de Los Balcones

Bienvenidos al Blog de la Casa de Los Balcones

Con ello, esperamos poder contar, con sus opiniones, sugerencias y comentarios, todo ello con el fin de mejorar, y hacer que La Casa de los Balcones siga siendo un símbolo en Canarias.

Reciban un saludo de todo el equipo humano que formamos La Casa de los Balcones.