Entradas

La Ilustre y Excelentísima Villa de La Orotava

La Ilustre y Excelentísima Villa de La Orotava

 

Mención aparte merece la Villa de La Orotava, donde se encuentran nuestras casas señoriales, centros artesanos y de gastronomía. El título de Villa, obtenida por Real Cédula del Rey Felipe IV el 28 de Noviembre de 1684, enorgullece justamente los vecinos que ofrecen al visitante su elegante y pulcro casco antiguo, una pequeña joya, perfectamente conservada y mimado sin ahorrar esfuerzos.

Sus orígenes coloniales han dejado huellas tangibles que impresionan el visitante, su fascinación se transmite en las calles y plazoletas de adoquines, en los balcones en madera tallada, en los patios ocultos y sombríos, en sus empinadas callejuelas que ofrecen, improvisos, panoramas majestuosos sobre el Atlántico.

En sintonía con la pasión y el respeto que todos los canarios manifiestan constantemente hacia la naturaleza la Villa luce unos magníficos jardines y espacios verdes, como los jardines del Taoro o el Jardín Botánico de aclimatación, con su riqueza de plantas y flores exóticas, permiten paseos relajantes e instructivos a la vez, así como sus museos, como lo de Artesanía Iberoamericana, ubicado en el ex convento de Santo Domingo.

Fray Alonso de Espinosa en su obra: «Historia de Nuestra Señora de Candelaria», publicada en Sevilla en 1594, hablando de La Orotava y de sus vecinos, decía: «.. la gente más grande y lustre que a la isla vino…”.

La Orotava aspira a ser en 2018 Patrimonio de la Humanidad

 

En La Orotava se ha desarrollado una increíble labor a favor de la preservación y cuidado del patrimonio cultural que nos precede, lo que en parte ha favorecido que este lugar siga manteniendo su encanto y atractivo. De manera continua, se colabora con diferentes instituciones en la realización de proyectos de restauración, siendo gran parte de estos promovidos por el propio ayuntamiento de La Orotava.

Muchos historiadores y expertos opinan, que el Casco antiguo posee un conjunto de características urbanas y artísticas especiales que le convierten en un panorama excepcional en Canarias. El Casco antiguo se divide en dos zonas con rasgos diferenciados, la Villa alta y la Villa baja, con un recorrido urbano que esconde una gran riqueza tipológica, donde se destaca el gran número de casonas señoriales e inmuebles de gran valor arquitectónico. Fue declarado en 1976 Conjunto Histórico-Artístico. Además, esta área de interés está incluida en el Inventario de Protección del Patrimonio Cultural Europeo como Conjunto Monumental.

 

 

De esta manera, La Villa de La Orotava transmite mediante su Centro Histórico, la semblanza de un lugar con carácter propio y único. Podríamos referirnos o catalogarlo como una joya en sí, la cual muestra la personalidad de un municipio marcado por la conservación de las sucesivas generaciones que han protagonizado su historia.

Así, a día de hoy, infinidad de monumentos y reliquias arquitectónicas transmiten y cuentan su historia en las calles de la Villa, siendo considerados a su vez muchos espacios, Bienes de Interés Cultural con sus respectivas categorías: la Iglesia de La Concepción; Casa Ponte Fonte (Lercaro); el acueducto de los molinos; el cementerio municipal y la Hijuela del Jardín Botánico, entre otros.  De esta forma, el Casco Antiguo de La Orotava representa un lugar de gran atractivo desde diferentes perspectivas; y si sus innumerables rincones y espacios emblemáticos cautivan con su belleza a vecinos y foráneos a lo largo del día, no menos impresionante es su visita nocturna.

Si se lograra esta distinción, La Orotava tendría doblete en Patrimonio de la Humanidad pues el Parque Nacional del Teide (donde casi el 80% del territorio es de La Orotava) ya lo es— como Patrimonio Natural de la Humanidad— desde junio de 2007.

  • Fuente: LaOrotava.es