Entradas

Feliz Día de Canarias 2013

Desde esta Casa de Los Balcones, presentes en La Orotava, La Laguna, Garachico y Puerto de la Cruz en Tenerife y Santa Cruz de La Palma y San Sebastián de La Gomera queremos desearles a todos un feliz Día de Canarias. Que lo pasen juntos en familia y los amigos de la mejor manera posible, disfrutando de nuestras tradiciones, de nuestra cultura y de la mejor gastronomía de la tierra.

Mencey Acaymo

Continuamos con la historia de los Menceyes, esta vez con Mencey Acaymo.
Uno de los nueve menceyatos en los que se dividía la isla de Tenerife era Tacoronte. Ocupaba una superficie superior a la de la actualidad, incluyendo los municipios de Santa úrsula, La Victoria de Acentejo, La Matanza de Acentejo, El Sauzal y Tacoronte.

Aunque no existe la suficiente información acerca de los menceyes del reino, se supone que el primer Mencey de Tacoronte pudo ser Rumén. Su sucesor Acaymo sería el último que reinaría en tiempos de la conquista de Tenerife. La economía en el menceyato de Tacoronte se basaba principalmente en la ganadería (cabras, ovejas, cerdos), aunque también se desarrollaba la agricultura y la explotación de los recursos marinos y forestales.

Acaimo o Acaymo fue el líder-rey guanche del Menceyato de Tacoronte. Fue uno de los hijos del Tinerfe el Grande. La alianza militar contra los españoles quedó compuesta por diversos menceyatos: de Taoro (Bencomo), de Anaga (Beneharo) y Tacoronte presidido por Acaymo.

Estatua del Mencey Acaymo en Candelaria

Estatua del Mencey Acaymo en Candelaria

Según Fray Alonso de Espinosa (cronista de Tenerife): “… Asustados, huyeron los dos pastores a Chinguaro, a la cueva-palacio del rey Acaymo, para referirle lo acontecido. El rey fue a ver con sus consejeros. Ella nada respondía pero nadie se atrevía a tocarla. El rey decidió que fuesen los mismos dos pastores ya heridos quienes la recogieran para llevarla al palacio. Ellos, al contacto con la imagen, quedaron sanados. El rey comprendió que aquella mujer con el niño en brazos era cosa sobrenatural. El mismo rey entonces quiso llevarla en sus brazos, pero después de un trecho, por el peso, necesitó pedir socorro. Es así que en lugar de la aparición hay hoy día una gran cruz y en el lugar donde el rey pidió socorro, un santuario a Nra. Señora del Socorro. La llevaron a una cueva cerca del palacio del rey hoy convertida en capilla. Mas tarde un joven llamado Antón, que había sido tomado como esclavo por los españoles y había logrado escapar y regresar a su isla, reconoció en la imagen milagrosa a la Virgen María. El, habiendo sido bautizado le relató al rey y a su corte la fe cristiana que el sostenía.”

Fuente: Wikipedia