Entradas

Mantel Calado Cruz del Teide | Culantrillo

Las artesanas caladoras de la Casa de Los Balcones nos muestran otra obra de arte, esta vez el siguiente mantel calado:

Dimensiones: 2,45 x 1,68 metros (incluye 12 servilletas).
Material: Se han utilizado 4 metros de largo x 2 de ancho de tela de hilo de lino y 17 ovillos de hilo para hacer el calado (aprox. 4.270 metros).

Mantel Calado Cruz del Teide - Culantrillo

Mantel Calado Cruz del Teide – Culantrillo

Realización: Ha sido trabajado en el taller de la Casa de los Balcones por tres caladoras, que calando 4 horas al día, han tardado 12 meses en terminarlo. Se han realizado 44,75 metros de espiguetas (mantel y servilletas). Se han combinado varios tipos de randas, haciendo una línea de pasadas en forma de zigzag. En cada una se han realizado dos vueltas que se van anudando en manojos de 4, haciendo en los bordes unas pasadas zurcidas y en el centro un motivo de pequeño rectángulo, también zurcido, formando una línea quebrada. Para la randa principal se ha hecho otra pasada de hebras, haciendo manojos de 10 y cruzando 10 hebras hacia la derecha y 10 hacia la izquierda, haciendo 55 nudos en cada una (40.040 aproximadamente). Han formado 750 huecos, en los que se han trabajado 750 cruces (flores) zurcidas. En los exteriores de la franja y en el medio se han trabajado otras randas formadas por pequeñas flores y tallos zurcidos y anudados (14,40 m. aprox.) y espigas sardinas (14,60 metros) hechas sobre líneas de puntillos (141 metros) y aproximadamente 213.617 nudos. En el centro de ellas una randa zurcida formando dos líneas de pirámides invertidas (504 aprox.). En cada esquina se han formado unas flores zurcidas de mayor tamaño y se ha rematado
con una presilla (29,40 m.).

Detalle de las Flores zurcidas

Detalle de las Flores zurcidas

Pueden conocer todas las técnicas utilizadas de este Arte llamado Calado.

Rincones de la Casa de Los Balcones: La destiladera

La destiladera se usaba en Canarias como filtro natural para el agua. Todavía algunas casas siguen utilizando esta técnica tradicional para beber agua limpia y fresquita.

Montada en un mueble, normalmente de madera, sujeta en lo alto una piedra porosa natural, que se la conoce como Pila. Esta piedra de origen volcánico se usa como filtro, está tallada en forma de cuenco y oscila entre la densidad de la lava gris y la porosidad de la piedra pómez.

Justo debajo se coloca un recipiente, el bernegal o talla. De forma casi esférica de cerámica artesanal, está elaborada con barro y arena fina. Tiene una abertura superior de tamaño adecuado para poder introducir un vaso con asa y así recoger el agua.

Destiladera en el patio de La Casa de Los Balcones

Destiladera en el patio de La Casa de Los Balcones

El pequeño vaso o jarra era muy importante y debía ser de aluminio, ya que que da frescor al agua y no se oxida. Llama la atención los bordes recortados de la jarra, en formas de pincho.

Tampoco podía faltar el plato de cerámica para tapar el bernegal evitando que entrara el polvo, con un agujerito central para dejar entrar el agua en la destiladera gota a gota.

En la pila se solían colocar plantas de culantrillo, helecho que se reproduce en lugares húmedos y frescos. Sus raíces entraban en contacto con el agua y solía oírse “ el culantrillo no crece si el agua no es buena, y el agua no es buena hasta que no crece el culantrillo”.

De las tres destiladeras que conservamos en La Casa de los Balcones, las dos del patio son las populares en muebles de madera, destacando la tercera, de obra frente a la cocina de nuestro Museo.

Destiladera en el Museo de La Casa de Los Balcones

Destiladera en el Museo de La Casa de Los Balcones

Más ejemplos de Destiladera en nuestro Álbum de Rincones de La Casa de Los Balcones