Entradas

Comienza el I Concurso Fotográfico Casa de Los Balcones!!

Informamos a todos nuestros seguidores, clientes, turistas  y nuevos usuarios que ya tienen disponible la plataforma para concursar y poder subir su foto.

Sólo tienen que venir aquí a La Orotava, y fotografiar cualquiera de las dos casonas, tanto la Casa de Los Balcones como la Casa del Turista.

Fachada, balcones, talleres, el entorno o cualquier rincón que les llame la atención será perfecto para inmortalizar. Y si ya tienes tu foto de hace años, sí sí… aquella que guardas con cariño, pues todavía mejor!!!

Una vez tengan sus instantáneas entren en este blog y accedan a la pestaña concurso. Sólo tienen que pulsar el botón añadir una foto y entrarán a participar.

Si tienen alguna duda, toda la información está recogida en las bases, alojadas en la misma pestaña. Y sino estamos en Facebook y Twitter para lo que quieran.

Les esperamos con su cámara!!! y Suerte!!

El Silbo Gomero

El silbo gomero es un lenguaje silbado que se utiliza desde tiempo inmemorial en la isla de La Gomera para comunicarse a grandes distancias. No se trata de una serie de códigos preestablecidos que sirven para expresar contenidos limitados, sino de un lenguaje articulado, reductor, no convencional, que permite intercambiar una gama ilimitada de mensajes al reproducir mediante silbidos las características sonoras de una lengua hablada. En la actualidad, reproduce el castellano hablado en las Islas Canarias pero, teóricamente, podría hacer lo mismo con cualquier otra lengua.

El lenguaje silbado de La Gomera es una de las manifestaciones más originales y representativas del archipiélago Canario y la tradición más viva que nos ha llegado del pasado prehispánico de estas islas. Durante siglos ha constituido un elemento cohesionador de los habitantes de la isla de Gomera y su integración en la comunidad ha sido tal que, a pesar de los distintos acontecimientos históricos y de las numerosas transformaciones sociológicas, el silbo gomero ha mostrado una excepcional capacidad de adaptación a toda clase de cambios, perviviendo como componente esencial de la cultura insular.

La función principal de este lenguaje es permitir la comunicación entre personas que se encuentran a gran distancia unas de otras. Esto precisa de una gran potencia para emitir el sonido. Pero lo más reseñable de la técnica del silbo es la dificultad que entraña reproducir una lengua completa, que emplea todos los recursos fonadores de la cavidad bucal y sus correspondientes subcavidades, mediante un mecanismo –el silbido– que sólo permite variaciones de frecuencia de un mismo tono fundamental. Esto implica una práctica y unos conocimientos que se han ido desarrollando durante siglos y que sorprenden por su eficacia y sutileza.

Información obtenida de http://www.silbogomero.com.es

El Ídolo de Tara

El ídolo de Tara es una pequeña figura de barro rojo de 27 cm. de altura muy posiblemente de representación femenina en la que, junto a su cuello y esquemático rostro, destacan sus exagerados miembros, atributos sexuales, posiblemente relacionados con el culto a la fertilidad.

Aunque se le conoce con el nombre de Ídolo de Tara, lleva el nombre de uno de los poblados aborígenes del municipio grancanario de Telde donde supuestamente fue hallado, aunque no consta que fuera encontrado en aquella localidad.

Ídolo de Tara - Figura expuesta en el Museo Canario de Las Palmas

Ídolo de Tara – Figura expuesta en el Museo Canario de Las Palmas

Actualmente forma parte de la colección del Museo Canario de Las Palmas. Se trata de una de las numerosas figuras antropomorfas aborígenes halladas en la isla de Gran Canaria. En general son unas representaciones muy naturalistas, que en algunos casos, alcanzan un considerable grado de realismo, claramente manifiesto en los detalles.

Las pequeñas figuras de barro y piedra encontradas en la isla tienen diversas finalidades: Desde la celebración de los ritos de la fecundidad hasta el culto a los muertos.

El Salto del Pastor canario

El salto del pastor canario es una práctica tradicional de las Islas Canarias. Y consiste en usar el bastón (llamado astia, lanza, garrote, lata o asta) que el cabrero o pastor canario ha utilizado para ayudarse a caminar desde tiempo inmemorial. Manteniéndose en la actualidad la técnica y entorno natural donde se ha desarrollado.

Salto del pastor - Foto de Raul Saez

Salto del pastor - Foto de Raul Saez

Ya se refieren a esto los historiadores, describiendo la facilidad de nuestros antepasados para desplazarse por la agreste orografía de las islas. Hasta el momento no se ha estudiado si esta práctica la trajeron los primeros pobladores del archipiélago o se desarrolló aquí. De todas formas, en todas las culturas pastoriles se han utilizado bastones para ayudarse a caminar, pero nuestro salto o brinco evolucionó, a una técnica de uso característica y compleja, a causa de la necesidad.

Desde 1994 se crean el primeros clubes de salto (llamados Jurrias o Colectivos), con el objeto de acceder a una mutualidad deportiva, promocionar y enseñar el salto. Luego, en 1997, se dan los primeros pasos para la formación de la Federación Canaria.

Los clubes de salto empiezan a organizar actividades complementarias a ésta práctica. Por ejemplo cursos, acampadas, encuentros, charlas y congresos, etc., funcionando en la practica como asociaciones culturales.

Fuente: www.microlapalma.com

Alfarería en Canarias

Artesano alfarero en la Casa del Turista, La Orotava

Artesano alfarero en la Casa del Turista, La Orotava

La cerámica tradicional tiene una estrecha vinculación con la cerámica realizada por los aborígenes canarios. Incluso después de la conquista  y a pesar de las técnicas aportadas por alfareros peninsulares, los alfareros canarios siguieron trabajando el barro con la misma técnica utilizada por sus antepasados durante  miles de años, sin mayores cambios.

Se ha llegado a esta conclusión haciendo una comparativa entre la cerámica actual y las piezas encontradas y conservadas, aunque existen diferencias en la tipología, siendo la aborigen más tosca y funcional.  Sin embargo las técnicas empleadas coinciden casi totalmente, siendo ambas elaboradas con el método del “urdido”, el uso de callaos, el bruñido, el almagre, el sistema de guisado etc. Algunas diferencias existentes son motivadas por un cambio en el sistema de vida y cultura a raíz de la conquista.

Así, a pesar de las características de nuestro barro de difícil preparación, las técnicas aborígenes se conservan y permanecen hasta nuestros tiempos. Sin embargo la cerámica popular canaria entró en una grave crisis durante la segunda mitad del siglo XX, de la que no ha podido salir debido a la creación de nuevos materiales, que la han relegado a un puesto meramente decorativo, como son el plástico, el aluminio, el acero inoxidable, etc.

En los últimos tiempos hemos sido testigos de la desaparición de muchos centros alfareros, quedando relegado a un tema netamente testimonial o enfocado principalmente al turismo. A pesar de esto todavía hay auténticos artesanos dedicados a este oficio que antaño fue medio de vida de pueblos enteros, y que hoy en día se intenta conservar, para que se siga trasmitiendo a las nuevas generaciones el patrimonio cultural de nuestras islas. Como en nuestro Taller de cerámica de la Casa del Turista en La Orotava.

Algo de nuestra historia…

A mediados del siglo XX, a partir de la inauguración del aeropuerto de Los Rodeos, nace en Tenerife “el movimiento turístico” con una fuerza extraordinaria. Empresas extranjeras y nacionales comienzan a realizar grandes inversiones construyendo un emporio turístico en el norte de la isla, concretamente en el Puerto de la Cruz, que avanzaría posteriormente al resto de la Isla.

Este fenómeno, el “boom” de los sesenta, hizo labrar una “conciencia turística” en muchos empresarios que con visión de futuro, iniciarán pequeñas empresas familiares que en transcurso de los años se convertián en importantes industrias y grandes empresas. Y esa fue la visión de Carlos Schönfeldt y Machado, hijo de Dña. Eladia, que convierte el caserón situado en la calle San Francisco nº 3 de la histórica Villa de La Orotava, en una tienda dedicada a satisfacer los gustos del turista con souvenirs y productos artesanos.

Trasladan la exposición de calados desde el zaguán, de la hoy denominada Casa del Turista, a un amplio salón ubicado a la derecha de la entrada de la Casa de los Balcones y habilitan el precioso patio interior para las visitas.

En la década de los cincuenta, paso a paso, los cimientos de la empresa familiar se afirman. Las primeras encargadas de aquel nutrido grupo de caladoras, más de cien, con las que tenían que lidiar día a día, fueron Leonor y Magdalena. Bajo la dirección de Carlos Schönfeldt se establecen importantes contactos con el sector turístico, Agencias de Viajes de la isla y otras empresas en floreciente crecimiento que hacen en el Puerto de la Cruz, el primer y más importante centro turístico de Canarias.

Paralelamente se culminan las instalaciones del Teleférico del Teide, en el Parque Nacional de Las Cañadas, y en 1972 inauguran una tienda en las dependencias del teleférico. Esto hace que Carlos Schönfeldt, vea con absoluta claridad la necesidad de complementar y mejorar su oferta con otros productos que el turismo reclama.

En el año 1973, Juan Cristóbal González, que con tan solo 14 años ya había comenzado a trabajar en la casa, tomará el cargo de encargado general, convirtiéndose en “hombre de confianza”, puesto que desempeña hasta la fecha. La Casa de los Balcones ha recibido miles de visitantes que han dejado plasmados sus comentarios y opiniones en los cientos de libros de visita, recogidos en librerias dispuestas para el público en general.

Se habilitan todas las habitaciones de la planta baja y se acondiciona el patio incorporándole una zona dedicada a bodega de vinos en un auténtico Lagar. En 1990, el primer piso se abre al público como Museo, acondicionando las habitaciones al estilo de vida canario de finales del siglo XIX. Salón biblioteca, comedor, dormitorio, cocina y baños. Se accede por una estrecha escalera de caracol de madera maciza, directamente desde el patio. Todas las habitaciones dan a un pasillo en “ele” cuya balconada, tallada en tea, es el ejemplo más significativo e importante de la arquitectura del edificio.

Con la llegada del nuevo milenio se consolida la firma continuando la tradición de empresa familiar, se refuerza con la incorporación de María y Fernando Schönfeldt, hijos de Don Carlos, y se completa la oferta con una docena de tiendas y centros artesanales repartidos por toda la isla de Tenerife.