Entradas

Mencey Beneharo

El Menceyato de Anaga, uno de los 9  que gobernaban la isla de Tenerife, ocupaba los municipios actuales de Santa Cruz de Tenerife y San Cristóbal de La Laguna. Abarcaba también la extensión del macizo de Anaga y contó con gran resistencia ante los conquistadores.

Su Mencey, Beneharo, líder guanche, fue el primer tinerfeño en oponerse a la conquista, capitaneada por Alonso Fernández de Lugo. Formó parte del bando de guerra que, en unión con otros menceyes como Bencomo y Acaymo, se enfrentó a Lugo en la Batalla de Acentejo, en la Batalla de Aguere y en la Segunda Batalla de Acentejo. Sobrevivió a la conquista y tomó el nombre de Fernando de Anaga.

Estatua del Mencey Beneharo en Candelaria, Tenerife

Estatua del Mencey Beneharo en Candelaria, Tenerife

La amplia superioridad de las armas castellanas frente a los bastones, piedras y lanzas de madera usadas por los indígenas, las plagas causadas por la corrupción de los cadáveres insepultos en el campo de batalla y la muerte de su principal líder, el Mencey de Taoro (Bencomo), fueron las causas de las sucesivas derrotas que decidieron el rápido final de la resistencia de Beneharo y otros líderes guanches a la conquista.

Al final, derrotado tras la Segunda Batalla de Acentejo, Beneharo firma el 25 de julio de 1496 la rendición ante Lugo, y acepta acepta la Paz de Los Realejos. En septiembre de 1496, sólo existen pequeños grupos residuales de rebeldes que permanecen en las cumbres. La conquista castellana del archipiélago canario se da por finalizada.

En esta zona de Anaga se han hallado valiosos restos arqueológicos como la Momia de San Andrés. En Vegeril, las “Laderas de Icorbo” y en “Roque de Tierra” se encontraron varias momias obviamente destruidas. Cabe destacar el hallazgo de una piedra con grabados guanches, la llamada “Piedra de Anaga”.

Fuentes:

  • Guanches.org
  • Wikipedia.org

Mencey Tegueste

Con el post de hoy vamos a  seguir con la historia de los Menceyes de nuestra isla de Tenerife. Esta vez con la figura del Mencey Tegueste.El Menceyato de Tegueste, uno de los nueve en los que se dividía la isla de Tenerife antes de la conquista, se extendía desde las estribaciones del macizo de Anaga a los altos del Portezuelo y ocupaba los actuales pueblos de Valle de Guerra, Tejina, Bajamar, Punta del Hidalgo, así como el municipio de Tegueste y La Laguna.

Con la llegada de los castellanos a Tenerife y vista la determinación de conquista con la que venían, el menceyato de Tegueste, se une a los de Taoro y Tacoronte, que inicialmente formarán en los “bandos de guerra”, uniéndose posteriormente Icodem y Daute, enfrentándose a los conquistadores para preservar sus vidas y su libertad. En unión a estos combatirá en las batallas de Acentejo – la Matanza y la Victoria – y de La Laguna.

Tegueste (Tegueste I) fue el octavo hijo del Mencey Tinerfe el Grande. Su descendiente el Mencey Tegueste II y su hijo menor Teguaco, en el momento de la conquista, formaron parte de la lucha activa frente a los castellanos, encabezada por el Mencey Bencomo.

Estatua del Mencey Tegueste en Candelaria, Tenerife

Estatua del Mencey Tegueste en Candelaria, Tenerife

Tegueste II formó parte de la Liga del Norte que combatieron ferozmente a los españoles y a sus aliados en la Batalla de Acentejo (25/05/1494) y  Batalla de Aguere (14/11/1494). Por si sólo venció a dichos masacradores, con la ayuda de Zebenzui de Adaay (P.Hidalgo) el 12 de marzo de 1495 en la Batalla de las Peñuelas (Actual Municipio de Tegueste).

Tegueste era de oficio pastor de cabras, contando con numerosos ganados que pastaba por el fértil valle de Tegueste, pero la conquista de su Patria querida Achinech le hizo más aún Mencey y gran guerrero temerario.

Alonso Fernández de Lugo

Alonso Fernández de Lugo

Pactó con Fernández de Lugo el no bautizarse y seguir con relativa libertad en la conquista junto a su familia a cambio de no atacar a los españoles y sus aliados. Lógicamente Tegueste no cumplió este pacto y en secreto él y los suyos fueron recopilando armas y proyectando La Reconquista.

Alguien le traicionó y le mandaron a la horca el 17 de julio de 1496. En el año 1496 cuando se finaliza la conquista de la isla, permanecerán los alzados guanches en las montañas durante más de veinte años.

Fuentes: