Entradas

El Timple

El timple es un instrumento musical de cuerdas típico de las Islas Canarias. Consiste en una pequeña guitarra de 5 cuerdas, aunque también hay con 4 . Nacido presumiblemente a mediados del s. XIX, el origen de este instrumento de naturaleza “parrandera” es el Laúd Barroco, aunque es posible que entre sus genes esté presente la Kora bereber. Incluso alguno lo compara con el Ukelele.

Se nos presenta como un elemento de gran complejidad, tanto en su construcción como en su ejecución. Se fabrica combinando maderas especiales como Morera o Palo Santo, Cedro o Pino, Barbusano o Moral, entre otros.

Timples y detalles de la madera de la Casa de Los Balcones

Actualmente existen grandes artesanos constructores de timple, que continúan la tradición de sus antepasados utilizando hasta seis maderas diferentes en su elaboración. Cabe destacar el uso de Palo Santo, Nogal, Ciprés o Mora, esta última muy difícil de conseguir y la preferida para la caja del timple por muchos interpretes.

Elemento vivo, la madera requiere de tratamiento y envejecimientos para su secado que encierran en muchas ocasiones el secreto para un buen sonido.

Taller de fabricación de timples

La técnica habitual de ejecución del timple es el rasgueo y el punteo. En la parranda el timple manda, uno de los instrumentos más representativos de nuestro folclore, siempre presente en el corazón de los canarios.

En La Casa de Los Balcones tenemos varios tipos, entre ellos auténticas obras de arte. Timples elaborados por maestros artesanos, y también tenemos timples de importación más económicos.

Aquí les dejamos a nuestro compañero Rogelio en el antiguo Lagar de La Casa de Los Balcones afinando un timple. ¡Que lo disfruten!

Rincones de la Casa de Los Balcones: La destiladera

La destiladera se usaba en Canarias como filtro natural para el agua. Todavía algunas casas siguen utilizando esta técnica tradicional para beber agua limpia y fresquita.

Montada en un mueble, normalmente de madera, sujeta en lo alto una piedra porosa natural, que se la conoce como Pila. Esta piedra de origen volcánico se usa como filtro, está tallada en forma de cuenco y oscila entre la densidad de la lava gris y la porosidad de la piedra pómez.

Justo debajo se coloca un recipiente, el bernegal o talla. De forma casi esférica de cerámica artesanal, está elaborada con barro y arena fina. Tiene una abertura superior de tamaño adecuado para poder introducir un vaso con asa y así recoger el agua.

Destiladera en el patio de La Casa de Los Balcones

Destiladera en el patio de La Casa de Los Balcones

El pequeño vaso o jarra era muy importante y debía ser de aluminio, ya que que da frescor al agua y no se oxida. Llama la atención los bordes recortados de la jarra, en formas de pincho.

Tampoco podía faltar el plato de cerámica para tapar el bernegal evitando que entrara el polvo, con un agujerito central para dejar entrar el agua en la destiladera gota a gota.

En la pila se solían colocar plantas de culantrillo, helecho que se reproduce en lugares húmedos y frescos. Sus raíces entraban en contacto con el agua y solía oírse “ el culantrillo no crece si el agua no es buena, y el agua no es buena hasta que no crece el culantrillo”.

De las tres destiladeras que conservamos en La Casa de los Balcones, las dos del patio son las populares en muebles de madera, destacando la tercera, de obra frente a la cocina de nuestro Museo.

Destiladera en el Museo de La Casa de Los Balcones

Destiladera en el Museo de La Casa de Los Balcones

Más ejemplos de Destiladera en nuestro Álbum de Rincones de La Casa de Los Balcones

 

El Mantón de Manila

Exquisita y colorida prenda que toma su nombre de la ciudad de Manila, capital de la antigua colonia española de Filipinas, de donde procedían gran cantidad de productos de Oriente que eran embarcados por galeones españoles para ser traídos a España.

Mantón de Manila en la Casa de Los Balcones
El mantón de Manila tuvo una gran aceptación sobre todo en Sevilla donde empezó a usarse entre las cantantes y “bailaoras” de flamenco. También gozó de una rápida popularidad en México, siendo estas dos zonas las “impulsoras” de la prenda por ser las principales en las rutas del comercio marítimo durante el siglo XVI.

Diferentes Mantones de Manila disponibles en la Casa de Los Balcones
Sin embargo, esta prenda tan peculiar tiene su origen en China. Se realizaban en seda y eran bordados a mano. Los motivos decorativos, originalmente eran sobre todo bambús, dragones y pagodas; pero debido a las preferencias españolas y para facilitar la comercialización, fueron cambiando por motivos más típicos de nuestra cultura como flores, pájaros, rosetones y  macetas. Uno de los motivos que más aceptación siempre ha tenido han sido las rosas, quizás por simbolismo reflejado con la Pasión de Cristo. También hay quién adjudica significado a cada tipo de flor, así el lirio es pureza; la margarita: impaciencia; la rosa: secreto; el girasol: fidelidad…

Mantón de Manila en la Casa de Los Balcones
Hay que destacar que los primeros Mantones de Manila no tenían flecos. Fue en España donde se le añadieron.  El enrejado del fleco y los suntuosos y trabajados bordados, son los principales responsables de su alto coste, pero sin lugar a dudas, también, de su gran belleza.

Manton de Manila

Comienza el I Concurso Fotográfico Casa de Los Balcones!!

Informamos a todos nuestros seguidores, clientes, turistas  y nuevos usuarios que ya tienen disponible la plataforma para concursar y poder subir su foto.

Sólo tienen que venir aquí a La Orotava, y fotografiar cualquiera de las dos casonas, tanto la Casa de Los Balcones como la Casa del Turista.

Fachada, balcones, talleres, el entorno o cualquier rincón que les llame la atención será perfecto para inmortalizar. Y si ya tienes tu foto de hace años, sí sí… aquella que guardas con cariño, pues todavía mejor!!!

Una vez tengan sus instantáneas entren en este blog y accedan a la pestaña concurso. Sólo tienen que pulsar el botón añadir una foto y entrarán a participar.

Si tienen alguna duda, toda la información está recogida en las bases, alojadas en la misma pestaña. Y sino estamos en Facebook y Twitter para lo que quieran.

Les esperamos con su cámara!!! y Suerte!!

La Cestería de Mimbre

La cestería de mimbre es un oficio artesano tradicional, muy condicionado por la disponibilidad de la materia prima básica. Parece que sus orígenes peninsulares podrían estar vinculados a dos áreas que destacan por el cultivo de esta planta: Cuenca y Guadalajara. Asimismo, en el ámbito portugués, Madeira es una de las zonas cuyos cultivos de mimbre están más extendidos.

En estas zonas la producción de objetos realizados con mimbre plantados industrialmente, se dedicó fundamentalmente a la manufactura de muebles, sin embargo en Canarias no pasó de ser una pequeña industria familiar que elaboraba cestos.

Artesana cestera del mimbre

Artesana cestera del mimbre

En Gran Canaria, los productores debían limitarse a la obtención de la materia prima, aprovechando de forma sistemática, las mimbreras silvestres que crecían en las proximidades de las acequias, o en las laderas de las zonas más húmedas de la Isla, y que ellos cuidaban durante el año.

Incluso en la actualidad, las pocas zonas en las que aún se localiza el mimbre, se conservan gracias a la poda anual a la que las someten los propios cesteros, si no la planta termina muriendo.

La cestería de mimbre fue un oficio eminentemente masculino y se ejercía como complemento económico a la actividad agrícola, de ahí que la dedicación fuese parcial pero regular.

Artesanos del Mimbre en Pinolere

Artesanos del Mimbre en Pinolere

La funcionalidad de estos objetos se asocia a las tareas de transporte, dentro del ámbito rural, agrícola y doméstico.

La situación no es buena para los artesanos del mimbre. La escasez progresiva de las mimbreras, el abandono que han experimentado en los últimos años, ha hecho que los cesteros tengan que desplazarse a zonas muy alejadas de sus talleres para poder adquirir el material. A esta situación se ha llegado por el abandono de la agricultura y ganadería, el poco interés por la falta de agua en las zonas donde se desarrollan las mimbreras, la ausencia de cuidados a las mimbreras que necesitan ser podadas, y como no, la aparición del plástico que ha ido sustituyendo estos objetos artesanos por los industriales.

La utilidad de los utensilios elaborados con mimbre ha ido decayendo quedando éstos con una función meramente ornamental.

Hay que aplaudir la importante labor de la Feria Pinolere que en su próxima edición estará dedicada a la Cestería del Mimbre.

Cartel XXVI Feria Pinolere

Cartel XXVI Feria Pinolere

 

 

El Ídolo de Tara

El ídolo de Tara es una pequeña figura de barro rojo de 27 cm. de altura muy posiblemente de representación femenina en la que, junto a su cuello y esquemático rostro, destacan sus exagerados miembros, atributos sexuales, posiblemente relacionados con el culto a la fertilidad.

Aunque se le conoce con el nombre de Ídolo de Tara, lleva el nombre de uno de los poblados aborígenes del municipio grancanario de Telde donde supuestamente fue hallado, aunque no consta que fuera encontrado en aquella localidad.

Ídolo de Tara - Figura expuesta en el Museo Canario de Las Palmas

Ídolo de Tara – Figura expuesta en el Museo Canario de Las Palmas

Actualmente forma parte de la colección del Museo Canario de Las Palmas. Se trata de una de las numerosas figuras antropomorfas aborígenes halladas en la isla de Gran Canaria. En general son unas representaciones muy naturalistas, que en algunos casos, alcanzan un considerable grado de realismo, claramente manifiesto en los detalles.

Las pequeñas figuras de barro y piedra encontradas en la isla tienen diversas finalidades: Desde la celebración de los ritos de la fecundidad hasta el culto a los muertos.

Alfarería en Canarias

Artesano alfarero en la Casa del Turista, La Orotava

Artesano alfarero en la Casa del Turista, La Orotava

La cerámica tradicional tiene una estrecha vinculación con la cerámica realizada por los aborígenes canarios. Incluso después de la conquista  y a pesar de las técnicas aportadas por alfareros peninsulares, los alfareros canarios siguieron trabajando el barro con la misma técnica utilizada por sus antepasados durante  miles de años, sin mayores cambios.

Se ha llegado a esta conclusión haciendo una comparativa entre la cerámica actual y las piezas encontradas y conservadas, aunque existen diferencias en la tipología, siendo la aborigen más tosca y funcional.  Sin embargo las técnicas empleadas coinciden casi totalmente, siendo ambas elaboradas con el método del “urdido”, el uso de callaos, el bruñido, el almagre, el sistema de guisado etc. Algunas diferencias existentes son motivadas por un cambio en el sistema de vida y cultura a raíz de la conquista.

Así, a pesar de las características de nuestro barro de difícil preparación, las técnicas aborígenes se conservan y permanecen hasta nuestros tiempos. Sin embargo la cerámica popular canaria entró en una grave crisis durante la segunda mitad del siglo XX, de la que no ha podido salir debido a la creación de nuevos materiales, que la han relegado a un puesto meramente decorativo, como son el plástico, el aluminio, el acero inoxidable, etc.

En los últimos tiempos hemos sido testigos de la desaparición de muchos centros alfareros, quedando relegado a un tema netamente testimonial o enfocado principalmente al turismo. A pesar de esto todavía hay auténticos artesanos dedicados a este oficio que antaño fue medio de vida de pueblos enteros, y que hoy en día se intenta conservar, para que se siga trasmitiendo a las nuevas generaciones el patrimonio cultural de nuestras islas. Como en nuestro Taller de cerámica de la Casa del Turista en La Orotava.

El Calado en La Casa de los Balcones

El calado canario comenzó como un artículo funcional, para cubrir las necesidades más inmediatas de los nativos de las islas y cuyo destino era fundamentalmente rural. Por esa razón, las variantes en el calado eran muy escasas y básicamente se realizaban:

En fino: Pañuelos, Blusas, Trajes, Juegos de cama.

En galleta: Colchas, Toallas, Centros, Individuales, Tú y Yo, Mantel de Té, Mantel alemán.

En hebra: Manteles de distintos tamaños (el mantel siempre ha sido la estrella del calado)

En madrigal: Manteles de altar

En la actualidad, el calado ha variado, no en calidad, pero si en variedad. La proliferación en Canarias de tiendas, talleres escuela, centros especializados como La Casa de los Balcones, con comercios repartidos por toda la isla, han superado una mejora en la diversidad de los productos. Cientos de variantes para satisfacer los artísticos caprichos de propios y visitantes de todo el Mundo.

El Calado en Fuerteventura

En la “isla majorera”, Fuerteventura, la zona más importante de calado se encuentra en Lajares y en la Oliva, en el norte.
Dos estilos destacan con fuerza propia como el redondillo y la galleta. Aún, hoy en día, las mujeres majoreras calan en las puerta de sus casas. Mujeres como Sotera, que aprendió desde corta edad en Lajares; Juana ó Petra en La Oliva.

Otras zonas de Fuerteventura con arraigo de buenas caladoras se encuentran en Betancuria, La Mantilla, Tindaya, Tetir, Antigua, Triquivijate, Los Llanos, Casillas del Ángel y en la capital, Puerto del Rosario.

Importante la labor del Cabildo de Fuerteventura que ha creado el Centro Insular de Artesanía con la finalidad de garantizar la continuidad de uno de los elementos más importantes del Patrimonio Cultural de la isla.

Cómo hacer un calado canario

Calado de La Casa de Los Balcones

Calado de La Casa de Los Balcones

Materiales:

  • Un bastidor pequeño
  • Un trozo de tela, mínimo, 35 x 35 cms. (la tela debe ser muy fina, de lino)
  • Una madeja de hilo
  • Una aguja
  • Unas tijeras

Pasos a seguir:

Después de colocar la tela en un bastidor apropiado, manteniendo una superficie de trabajo como mínimo de 10 cms por cada lado, comenzaremos sacando 6 hilos, luego dejaremos 6, sacaremos 6 y dejaremos 25.

Formaremos los cuadritos sobre los hilos dejados, separando los hilos de 5 en 5, metiendo la aguja siempre en el centro del cuadro.

Hacemos un punto de escapuario cogiendo los mismos 5 hilos alrededor del cuadro sobre los 6 hilos dejados.

Terminaremos con 4 puntos de espíritu sobre los 4 vacíos.

El borde del trabajo llevará un festón fino.

Una vez terminado, cortaremos rente al festón. Tras el lavado y su planchado, podremos disfrutar de un auténtico pañuelo de calado canario.