Dibujo de Anna Velasco

Historia de la Olivina, piedra volcánica de las Islas Canarias

Cuenta la leyenda, cuando la tierra de Lanzarote aún estaba caliente por el fuego de los volcanes, los campesinos hacían vida a la orilla del mar buscando el zócalo de los acantilados y la brisa del mar.

Era de todos conocidos que las mejores cabras las tenía Tomás el viejo, que vivía más allá de las Playas de Papagayo, en el macizo de Puerto Mulas. En verano su nieta Olivina, una adolescente de piel morena tostada al sol y de ojos verdes, pasaba con su abuelo los días para ayudarle a ordeñar al ganado y en las tareas de la casa. La niña era bastante despistada, pero lo suplía con un especial encanto que maravillaba a su viejo abuelo.

Todas las mañanas Tomás salía por la vereda del risco y llevaba a sus cabras a pastar a los lugares más recónditos para que se criaran fuertes y sanas. Pero uno de esos días el sol de la isla pudo con el hombre y llegó a casa antes de lo previsto con una fuerte insolación. Olivina cuidó de él mientras mejoraba.

A pesar de lo mal que se encontraba Tomás el Viejo, las cabras debían seguir pastando o si no también enfermarían por las altas temperaturas. Tomás, en otras circunstancias no habría permitido que Olivina saliera de casa con las rumiantes, pero no quedaban más opciones. Así que advirtió a su nieta: queda en tu mano cuidar a las cabras, no permitas que le pase nada a ninguna. Dicho esto, Olivina se preparó e hizo el mismo recorrido que su abuelo hacía cada día.

Dibujo de Anna Velasco

Dibujo de Anna Velasco

Durante el camino, Olivina se entretuvo buscando flores para llevárselas a su abuelo y también en encontrar otros y mejores llanos para que pastaran los animales. Ahora bien, sus descuidos con los animales no trajo ninguna consecuencia, pero cuando llegó el momento de la bajada, con el recuento, echó en falta a una de las cabras. De pronto la vio subida en un desfiladero de rocas sin poder moverse. Apresuró el paso tentando la caída varias veces y agarró una de las patas del animal, pero éste se asustó y cayó por el precipicio. Olivina estaba totalmente paralizada, pero sabía que debía correr a guiar al resto de las cabras. Cuando llegó a la orilla del mar se puso a llorar desconsoladamente lágrimas verdes. Lágrimas verdes que el mar recogía en forma de gotas que no se diluían en el agua salada. La estampa fue presenciada por un grupo de gaviotas que eran guardianes del cielo de la diosa Timanfaya. Aturdidas por el sufrimiento de la niña descendieron de los cielos para coger en su pico las pequeñas lágrimas. Con las lágrimas en los picos, Timanfaya las hizo llamar y les pidió que sepultaran en las piedras volcánicas esas lágrimas verdes que eran sinónimo de dolor.

La magia ocurrió cuando piedra y lágrima se unieron formando lo que hoy conocemos como Olivina, símbolo de la bondad humana.

Joyas Olivina

Joyas Olivina

La Olivina hoy en día es una piedra verde de origen volcánico típica de las Islas Canarias, que se monta en forma de joyas. En la Casa de Los Balcones tenemos anillos, brazaletes, collares, pendientes y otras formas. Visita nuestras tiendas y llévate un trozo de historia.

Fuentes:

2 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Responder a blog Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *