Antonio Mojica - Artesano del metal en La Orotava

Relato dedicado a las bordadoras y caladoras

El Hilo le dijo a la Aguja:

“Estás celosa porque me han besado, sin saber que voy a estar mucho tiempo a tu lado, porque he sido elegido para un bordado, y me gusta tu cuerpo fino y acerado. Yo sé que me quieres, porque tengo un color alegre y soy delgado.
Te prometo no enredarme y te pido que tengas cuidado, de no pinchar las manos, que te guían, porque no quiero ser hilo separado”.

La Aguja le contestó:

“Si supieras, hilo querido, que cuando me llevan por el camino equivocado me separan de ti y me pinchan en cualquier lado; que una vez me quemaron, me doblaron y hasta me dejaron el ojo morado. Que por ser fina y pequeña, me perdí en la arena, y porque con mi punta se pincharon y a la basura me tiraron.
Aunque nos queremos, como no podemos hablar, en una caja nos tendrán encerrados. A ver si estas manos son cariñosas y nos tienen juntos entre cosas preciosas”.

Relato dedicado a las bordadoras y caladoras

El Hilo replicó:

“Aguja querida, no estés triste recordando el pasado, que quiero decirte, que después del bordado, otra vez estaremos juntos haciendo calados. es un trabajo divertido, entrando y saliendo continuamente, sobre una paño cuadrado con ventanitas a los lados”.

La Aguja espetó:

“Hilo de mis amores, no sabes que con ese juego, ¡a mi dueña le entran sudores!. Entras y sales con tanta suavidad que parece, que no sea de verdad.
Tanto es mi querer, que tengo la pesadilla de que te puedan meter, en la canilla de una máquina de coser”.

Autor: Antonio Mojica

Antonio Mojica - Artesano del metal en La Orotava

Antonio Mojica – Artesano del metal en La Orotava

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *