Alfarería en Canarias

Artesano alfarero en la Casa del Turista, La Orotava

Artesano alfarero en la Casa del Turista, La Orotava

La cerámica tradicional tiene una estrecha vinculación con la cerámica realizada por los aborígenes canarios. Incluso después de la conquista  y a pesar de las técnicas aportadas por alfareros peninsulares, los alfareros canarios siguieron trabajando el barro con la misma técnica utilizada por sus antepasados durante  miles de años, sin mayores cambios.

Se ha llegado a esta conclusión haciendo una comparativa entre la cerámica actual y las piezas encontradas y conservadas, aunque existen diferencias en la tipología, siendo la aborigen más tosca y funcional.  Sin embargo las técnicas empleadas coinciden casi totalmente, siendo ambas elaboradas con el método del “urdido”, el uso de callaos, el bruñido, el almagre, el sistema de guisado etc. Algunas diferencias existentes son motivadas por un cambio en el sistema de vida y cultura a raíz de la conquista.

Así, a pesar de las características de nuestro barro de difícil preparación, las técnicas aborígenes se conservan y permanecen hasta nuestros tiempos. Sin embargo la cerámica popular canaria entró en una grave crisis durante la segunda mitad del siglo XX, de la que no ha podido salir debido a la creación de nuevos materiales, que la han relegado a un puesto meramente decorativo, como son el plástico, el aluminio, el acero inoxidable, etc.

En los últimos tiempos hemos sido testigos de la desaparición de muchos centros alfareros, quedando relegado a un tema netamente testimonial o enfocado principalmente al turismo. A pesar de esto todavía hay auténticos artesanos dedicados a este oficio que antaño fue medio de vida de pueblos enteros, y que hoy en día se intenta conservar, para que se siga trasmitiendo a las nuevas generaciones el patrimonio cultural de nuestras islas. Como en nuestro Taller de cerámica de la Casa del Turista en La Orotava.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *