El Calado en La Casa de los Balcones

El calado canario comenzó como un artículo funcional, para cubrir las necesidades más inmediatas de los nativos de las islas y cuyo destino era fundamentalmente rural. Por esa razón, las variantes en el calado eran muy escasas y básicamente se realizaban:

En fino: Pañuelos, Blusas, Trajes, Juegos de cama.

En galleta: Colchas, Toallas, Centros, Individuales, Tú y Yo, Mantel de Té, Mantel alemán.

En hebra: Manteles de distintos tamaños (el mantel siempre ha sido la estrella del calado)

En madrigal: Manteles de altar

En la actualidad, el calado ha variado, no en calidad, pero si en variedad. La proliferación en Canarias de tiendas, talleres escuela, centros especializados como La Casa de los Balcones, con comercios repartidos por toda la isla, han superado una mejora en la diversidad de los productos. Cientos de variantes para satisfacer los artísticos caprichos de propios y visitantes de todo el Mundo.

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *