El Calado en Tenerife

La “isla picuda”, Tenerife, es la más significativa en cuanto al calado, posiblemente por la variedad del mismo y por la diversidad de estilos que podemos encontrar.

Las variantes básicas que existen en Tenerife son calado fino, galleta, hebra y madrigal en zonas de mayor producción como Buenavista, Icod de los Vinos, La Guancha, La Orotava, La Victoria de Acentejo, Los Realejos, San Juan de la Rambla y Santa Úrsula en zona norte.

En la zona sur se suman Chimiche, El Escobonal, Fasnia y Granadilla. En esta zona tienen la especialidad de calado llamado “arañón“, que es una variante de la galleta.

La roseta de Vilaflor ó flor de Tenerife, se elabora principalmente en la zona de Vilaflor, y consiste en formar dibujos con hilos que se van cruzando entre alfileres puestos en un cojín pequeño que hace de soporte realizado en un trapo o tela. Una vez terminado se une a otras piezas mayores como complemento o también para pequeños trabajos individuales.

Un referente en la elaboración de la roseta es Doña Clara Cano, recientemente galardonada con el Premio Tenerife Rural, reconocimiento a toda una vida dedicada a la artesanía de Tenerife:

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *